domingo, 17 de julio de 2011

Pavor al amor?

Podría decirse, que después de esta experiencia llena de sonrisas y lágrimas yo debería estar diciendo cosas como: "El amor es un asco, el amor sólo sirve para dañar vidas y corazones, odio el amor, etc etc" pero NO!

Soy una persona de mente abierta, y pienso que, a pesar de que todas las personas tenemos nuestros problemas y de que el amor nos puede ocasionar dolores, no puedo negar por nada del mundo que el amor es fabuloso, es una total experiencia que todos alguna vez en la vida tenemos que vivir, querramos o no, no digo que ya soy una mujer hecha de cuarenta años que sabe todo del amor, pero aunque para algunos parezca fantasía, yo sí sentí esa fuerza golpeando en mi corazón, cada noche, cada día, cada mes, cada año, por una sola persona, por una sola razón para estar de pie, amé, y amé con toda mi alma, con todas mis fuerzas y con toda la alegría y motivación que una persona enamorada podría tener, claro está, que aún no me he enamorado, porque sigo esperando tan grande oportunidad para cuando sea una persona mayor y completamente madura para afrontar tan grande situación, pero me siento lista, la vida nos trae regalos en el momento menos esperado, debo ser positiva.

Estoy entrando a una nueva etapa, de nuevo, hace un año yo empezaba a entrar a la etapa del karma, sufrí, lloré cada noche, me lamenté, pero eso ya quedó en el pasado, y eso terminó en Septiembre, ya yo estoy hecha de nuevo, lista para emprender un buen viaje, seguir nuevos caminos con la frente en alto, y una gran, pero GRAN sonrisa. No quiero herir ni recibir heridas, quiero disfrutar, quiero sonreir una vez más, durante los últimos diez meses he estado demasiado agitada, no he sonreido, me ha costado levantarme, estaba aferrada a un amor que, OBVIAMENTE nunca se dió, no tengo rencor ninguno, sólo aprendí de ello, pienso actuar como una persona que ya va a cumplir quince años y tiene suficientes cosas increíbles en su corazón y cerebro, no quiero reaccionar como una niña caprichosa de cinco años que exige amor, las cosas llegan y se van, todo tiene un fin, todo tiene un adiós, por más que duela, todo se acaba y así debemos enfrentarlo, con una sonrisa y un abrazo a aquellas personas que nos hirieron, que tendrán sus propias enseñanzas y pensamientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada