martes, 19 de julio de 2011

Lola Soledad.

Lola es esa necesidad que tenemos de tener a alguien a nuestro lado para poder vivir, para poder arrancar las caricias del pasado y convertirlas en enseñanzas para el futuro.

Lola no está sola, Lola tiene todo el afecto del mundo, pero no lo quiere recibir, Lola sabe que él está allí, dispuesto a evitar que ella se vaya, dispuesto a dar la vida, y más aún.

Pero Lola prefiere llorar, ser castigada, sufrir, no comprende todavía que el amor está en su puerta, pidiendo a gritos que esa puerta sea abierta. Lola es sólo un ejemplo de todas las mujeres, nos quejamos de la soledad, cuando ella ya no se encuenta con nosotras, el amor está siempre presente, pero nuestra ceguera a causa de problemas inéditos no nos deja verlo.

El amor está amándonos, pero no lo vemos, no lo sentimos, pero sabemos que está allí.

Ella es Lola, todavía cree que la vida se trata de lujurías y lágrimas, ella no desea vivir, ella sólo quiere morir, pero el amor la detiene, aunque ella no se de cuenta, el amor la detendrá siempre, el amor la tomará por el cabello, la jalará muy fuerte, pero al final le dará un beso que ella nunca olvidará, un beso, que será la causa de su arrepentimiento.

Sólo nos hace falta un beso para que nuestra ceguera se vaya, sólo nos hace falta una caricia, una palabra, un pequeño afecto, un detalle, el misterio del amor se queda plasmado en la mirada del enamorado. Sólo debemos descubrirlo.

Lola se quedó sola, por no dar vuelta atras cuando el amor de su vida se encontraba detrás de ella, esperándola, para recibirla con un abrazo cuando ella decidiera quedarse con él, pero Lola ya había tomado su desición, así que ambos se quedaron esperando, y por esperar, cada uno siguió su camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada