jueves, 6 de octubre de 2011

Regando aromas de presentimientos, quiero volver hacia atrás y tocar lo que conozco como Mi Hogar.

Mi mar está acabado, dulce melodía que abarca mis sentidos, hoy sentí el arrepentimiento y la confusión, palabras llenas de agonia recorren mi memoria, regando aromas de presentimientos, quiero volver hacia atrás y tocar lo que conozco como mi hogar.

El ave dejó el nido por capricho, pero olvidó practicar su vuelo, entonces cayó hacia el vacio de la realidad. No todo será siempre color de rosa, no puedes amar algo que no conoces, es muy difícil salir de una típica costumbre a otra totalmente nueva. La suavidad del pasado me roza con engaños, mentiras que siempre serán mentiras hoy logran mi falta de amor. La adaptación nunca fue un problema para mí, esta vez fue tan fácil como sentir deseos de mi niñez, pero no siempre lo que comienza perfecto va a terminar de la misma manera. No puedes salir del hogar porque ese hogar ya está acostumbrado a sus habitantes, es peor que el habitante tenga que acostumbrarse al lugar. El amor es ciego porque no siempre lo observamos, ésto sólo es una lección para apreciar lo que te rodea, aprender a querer lo que la vida nos regala. Observar.

Para la satisfacción y la tristeza de muchos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada