lunes, 20 de octubre de 2014

Por cada sonrisa que me dibujas en el rostro cada vez que me besas

Y de repente, cuando todo esta bien, se empieza a tornar oscuro, la felicidad que tenías empieza a desmonorarse y el dolor toma su lugar. Sabías que este momento llegaría y que no sería fácil, pero nunca nadie te dijo que sería así de difícil. 
   
   Hace un tiempo la idea de vivir una nueva vida me llenaba de ansias y emoción, quería vivir una aventura, y quería conocer el amor. Pero ahora que te conocí, ¿cómo viviré una vida nueva si no es a tu lado? ¿Cómo puedo llamar a algo "aventura" si no estás para vivirla conmigo? ¿Y para qué buscar el amor si por alguna razón me lo diste a conocer tu? Hace unos meses mis planes eran diferentes, pero ahora no puedo dejar de imaginar una vida contigo, ¿serás el amor de mi vida? No sé ni por qué me lo sigo preguntando si ya sé la respuesta. 

¿Y cómo sabes si alguien es o no el amor de tu vida? Creo que no siempre se sabe, pero hay algo que yo sé, y es que nadie me sonroja las mejillas cuando me mira y me dice lo linda que cree que soy, nadie causa esas vibraciones tan intensas en mi cuerpo cuando me agarra la mano, y nadie logra que mi corazón salte de aquí a la luna cada vez que un beso plasma en mis labios. Nadie lo hace como tú. He aprendido tanto de ti, de tus manos, de tu cuerpo, cada centímetro de tu piel irradia alegría cuando estamos cerca, cada sonido que emites cuando me regalas un beso y cada sonrisa que se dibuja en tu rostro cuando terminas de dármelo. 

La vida a veces es una mierda. Se supone que las relaciones se acaban  porque el amor ya no existe, porque alguno de los integrantes de la pareja ha fallado, o por el simple hecho de que alguna de las dos partes, o ambas no quieren seguir manteniendo esa relación. No deberían acabarse porque por alguna estúpida razón del destino toman caminos distintos, lo cual se supone que debe ser normal, pero no lo es, es difícil y doloroso. Cuando por fin conoces a la persona indicada y te la arrancan de las manos es como si te apuñalaran en la espalda, y yo creo que ni eso duele tanto. La vida no puede ser tan injusta y el amor no puede ser tan difícil. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada